Haces creaciones propias de ropa, accesorios, zapatos o pintas cuadros o resulta que eres escultor, músico, artista, artesano, produces alimentos para un estilo de vida saludable y son artesanales o desarrollas cualquier otra actividad en la que creas a manos o través de procesos no industrializados algo que puede llegar a gustar y ser vendido, entonces tienes en tus manos tu negocio hecho a mano, hoy te compartiré algunas ideas de cómo organizarte para iniciar.

Un de las cosas que tienes que tener claro al pensar en iniciar tu negocio vendiendo los productos que sabes hacer, es que un negocio no es una afición, entretenimiento o lo que algunos conocen como un “hobby”.

Aunque tu negocio te apasione y sea de lo mismo que es tu entretenimiento, tu negocio no puede ser igual que un entretenimiento.

No lo es empezando porque cuando hablamos de hacer algo por entretenimiento posiblemente no le pongas tantos cuidados a ciertos aspectos que para un negocio son relevantes. Por ejemplo, los costos es algo que no se valora tanto cuando es un entretenimiento, o el construir una marca que te ayude a darte a conocer de forma consistente y que sea el elemento central en tus iniciativas de mercadeo (en otro momento podemos ampliarte al respecto) todos estos elementos cuando creas algo por entretenimiento posiblemente no le prestes la atención al máximo.

También cuando haces algo por entretenimiento piensas solamente en divertirte y disfrutar en el crear y no tanto en que tan profesional se muestre lo que haces.

Construir tu propio negocio con esas creaciones hechas a mano, es cierto que debe ser algo que te apasione, que sea entretenido y divertido, pero también debe tener una serie de elementos a considerar que permitan que ese negocio, tu negocio sea visto por las demás personas como algo que es de confiar, de calidad, profesional y que les motive comprar lo que tú haces con tu ingenio, ideas y la capacidad que tienes de crear cosas.

Por eso al iniciar tu negocio o al replantearlo tienes que empezar considerando una serie de aspectos que paso a compartirte y que debes adaptar a los objetivos de tu negocio.

Define tus objetivos y cuál es el camino que consideras debes seguir para lograrlos.

Uno de los aspectos más frecuentes que nos ocurre cuando deseamos emprender alguna iniciativa, incluyendo cuando queremos empezar un negocio o cambiar la forma de estar realizándolo es que no tenemos objetivos establecidos y un plan o camino de cómo lograr alcanzar dichos objetivos.

Y esto nos ocurre porque posiblemente no nos hemos sentado a analizar qué es lo que queremos lograr con nuestro negocio y con qué cosas (destrezas, conocimiento, experiencia, contactos, etc.) contamos que nos permitan tener fortalezas para lograr esos objetivos.

Siéntate y dedícale el suficiente tiempo para analizar y concretar, pero sobre todo escribir estos objetivos que deseas alcanzar. Hay muchas formas de hacerlos desde tan simples como una lista en una hoja de papel, hasta otras técnicas más sofisticas. En lo personal a mí me gusta utilizar diagramas o dibujos (una imagen habla más que mil palabras) y para ello utilizo unos diagramas conocidos como Mapas Mentales (link), los cuales me permiten diagramar en una página mis objetivos y para cada objetivo cuales son mis fortalezas y que cosas debo hacer como elemento principal para alcanzarlos.

Adopta la tecnología que necesitas para organizarte como para vender, los mercados hoy son en gran medida mercados digitales.

El uso de herramientas tecnológicas hoy día es un aspecto que no debes dejar de lado, aun cuando digas como muchos “es que no soy tecnológico”.

Tienes que buscar las herramientas tecnológicas adecuadas para ti y aprender a utilizarlas de la forma adecuada para tus necesidades. Esto último es muy importante, hoy día existen tanta oferta de herramientas tecnológicas, que si para organizar tu tiempo, para el correo electrónico, que para llevar las redes sociales, que para navegar por internet, que para escuchar podcast, que para bajar de peso, que para todo.

Esto crea una enorme oferta de herramientas tecnológicas que llega el punto en donde te abruma y no usas ninguna o peor empiezas a usar de todo, por lo que tus días se vuelven muy tecnológicos, pero totalmente improductivos.

Por eso debes buscar la forma de simplificar (ser minimalista) en el uso de las herramientas tecnológicas, buscando lograr usar la menos cantidad de herramientas que te permitan cubrir la adecuada cantidad de funciones que tu actividad diaria requiere.

Lo que debes evitar es que resulte que mantener actualizada estas herramientas o el tiempo que inviertes en su utilización, resulte que te lleve a que dedicas más tiempo en eso que en realmente hacer las cosas que requieres hacer para alcanzar tus objetivos.

Mantén una lista diaria de que cosas debes hacer y te recomiendo trabajes con una planificación semanal.

No empieces tu semana y mucho menos tu día improvisando en que vas a invertir tu tiempo el día de hoy.

Planifica semanalmente que micro objetivos debes lograr esta semana que viene para sumar a alcanzar los principales objetivos que te has fijado y en base a eso arma la agenda de tus días para ir haciendo las tareas que te permitirán alcanzar los micro objetivos de la semana que a su vez contribuyen a alcanzar los grandes objetivos.

Creo que esta es una de las cosas más complicadas que puede haber para alguno de nosotros, pero una vez logres planificarte y lograr enfocar tus esfuerzos en hacer esas tareas que son realmente importantes.

Hay muchas técnicas para hacer esto, pero te comparto dos elementos que yo después de probar muchísimas que utilizado y me han dado muy buenos resultados.

  1. Semanalmente haz una planificación de la siguiente semana.
  2. Utiliza la técnica de bloques de tiempo (“time blocking”).

Estas dos practicas te ayudaran a organizarte y enfocarte.

Empieza a crear una marca comercial y una historia detrás de esa marca, tu marca.

Todo lo que vayas planeando y haciendo, piensa en que está construyendo una marca, si una marca que llegara el día en que tus clientes te recuerden por ella.

Ya sea que la marca sea tu nombre o estés utilizando una frase o una palabra, sea como sea debes empezar desde el inicio a cuidar que la marca vaya creciendo, se vaya definiendo claramente para que empiece a ser recordada como lo que tú quieres que tus clientes te vean y que debe estar alineado con los objetivos que te estableciste.

En el mundo digital el concepto de marca es muy importante y para ello se ha escrito muchísima literatura al respecto de cómo hacer para definir cómo será el nombre y la marca de un negocio.

Aquí entran en juegos el nombre de la marca y los aspectos gráficos y de colores que definen junto al nombre lo que es la marca.

Sin quieres aquí entrar a hablar a profundidad sobre creación de marcas lo que si te quiero dejar visible es que es un elemento importante y que debes cuidar en todo momento.

Aunque seas chico, parece grande.

Hay un dicho que dice algo como “no vasta serlo, sino también parecerlo” y esto aplica en todo lo que hagamos profesionalmente o como emprendedores construyendo nuestro propio negocio.

Tenemos que creernos primero que somos profesionales, que podemos ofrecer un producto o servicio de calidad y lo suficientemente bueno para que alguien nos su dinero a cambio del él.

Por otro lado, si nos lo creemos tenemos que hacer las cosas tan bien para que se logre ver reflejado en ese producto o servicio ese profesionalismo y esa calidad que nos creímos y que nuestros clientes lo sientan desde el primer momento en que interactúan con nosotros de forma directa (correo, llamada, chat o en persona) o indirecta (campañas de marketing, sitio web, red social, etc.).

Pero aquí es donde viene la gran oportunidad que tenemos y es que aun cuando somos un individuo que está creando artesanías, arte, música, espectáculos u cualquier otra creación hecha a mano o artística o cultural. Sin importar el tamaño que tenemos, si somos solos o tenemos un negocio con otros compañeros. Tenemos que mostrarnos como “grandes”.

Grandes en profesionalismo.

Grandes en calidad.

Grandes en la experiencia que le ofrecemos a nuestros clientes.

Grandes en lo creativo.

Es decir, grandes en que nos creemos grandes y en que, aunque somos chicos, pensamos, nos comportamos y le servimos a nuestros clientes como un gran negocio.

No dejes de soñar en lo que quieres lograr en tu vida, pero para lograrlo tienes que saber claramente a que quieres llegar.

Eso en muchas ocasiones nos toma años saberlo, por lo que te recomiendo lo que sea que hoy tienes como objetivo con el que sueñas alcanzar defínelo y empieza a trabajar en alcanzarlo.

Espero que te podamos ayudar a lograrlo y no dudes en contactarnos a través del formulario de contacto para cualquier consulta o recomendación que tengas.

Seguimos en contacto y camino a que logres alcanzar tus sueños.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?