Empieza ya emprender que se te acaba tu vida

La vida es corta y no hay repetición, por lo que cada capítulo que escribas de tu vida tienes que asegurarte que sea como quieres que sea y esto ocurre igualmente en tus planes profesionales. Por eso si quieres escribir un capítulo como emprendedor empieza a emprender ya que se te acaba tu vida y no tendrás otra oportunidad para iniciar ese sueño de crear tu propio negocio.

Al momento de estar pensando como se empieza un emprendimiento, uno de los grandes males que tenemos una gran parte de los seres humanos es que dejamos muchas cosas para mañana.

Es común escucharnos diciendo “luego será mejor para hacerlo, mañana será un mejor día, es mejor hacerlo el fin de semana o la próxima semana empiezo”. Pero nadie se percata que si no se empieza ya a cambiar eso se te acaba tu vida y seguirás dejando para mañana lo que pudiste hacer hoy.

Mucho de los compromisos de inicio de año que en diciembre se empiezan a escribir y a decir “nos comprometemos a que en enero inicio tal o cual deseo de alcanzar algo”, son tan comunes escucharlos, pero es mucho más común incumplirlas.

Empieza a emprender.

Empezar a emprender no significa que tengas que dejar tu actual actividad profesional, ya sea que tengas un trabajo en alguna empresa o incluso tengas un negocio que no te satisfaga y quieres hacer un cambio.

Tampoco significa que tengas que tener dinero para iniciar o que tengas que tener mucho más tiempo disponible que el que tengas hoy.

Emprender es una “actitud” que debes empezar a crear en ti y a vivirla desde el día que te propones que deseas lograr llegar a ser un emprendedor que pueda crear, crecer y monetizar su propio negocio.

Así que no te pongas más excusas y empieza a prepararte para iniciar este apasionante camino del emprendimiento.

La Procrastinación.

El dejar para más tarde o lo que es conocido como la procrastinación, postergación o posposición llega a ser un hábito que nos lleva a través de todas nuestras vidas postergando diferentes actividades, tareas, compromisos o situaciones y en vez de hacerlas las sustituimos por otras que por diversas razones nos son más cómodas o agradables.

Muchas veces lo hacemos por temor al fracaso, o porque nos da pereza o porque es más gratificante en ese momento hacer otra cosa, sin importar si lo que nos ponemos a hacer es más irrelevante que lo que deberíamos estar haciendo.

Ahora bien, cuando lo que postergamos resulta que son sueños de hacer o alcanzar cosas que, si son relevantes y que pudieran a futuro transformar nuestras vidas o darnos la seguridad económica que necesitaremos, estoy seguro que estaremos de acuerdo que pudiera llevar un día en el futuro que nos estaríamos arrepintiendo de ello.

Imagínate por un instante que ya no tienes las fortalezas y capacidades que hoy día posiblemente por tu juventud tienes, que la vida ha transcurrido y ahora ya eres un anciano y ha resultado que pasaste toda tu vida postergando iniciar tu propio negocio (emprender) y tal vez peor viviendo una vida en la que te la pasaste haciendo algo que no te satisfacía y postergando el hacer algo para cambiarlo.

El tiempo pasa, La Vida pasa.

La vida pasa, pasan las horas, pasan los días, pasan las semanas y pasan los años, con una rapidez que dependiendo muchas veces que edad tengas veras que la vida pasa rápida y veloz.

Analiza hace cuánto tiempo que saliste del colegio o tenías 15 años, fue hace una buena cantidad de años, pero parece que fue ayer. El tiempo ha pasado muy rápido.

Cambiemos el termino Tiempo, por Vida y cuando te refieras a el tiempo está pasando, piensa en que La Vida está pasando.

Piensa por un instante que realmente lo que está pasando en cada segundo, minuto, hora, día, semana, mes y año son fracciones de tu vida. Están pasando como si fuera una corriente de agua que no puedes detener.

Entonces significa que tu vida se está acabando a cada instante.

Disculpa que me ponga tan filosófico o crudo, pero es la realidad de todas las personas. Nuestra vida finalizara en algún momento próximo. No sabemos cuándo, pero sí sabemos que ocurrirá.

Entonces ponte en acción, no importa lo que quieras lograr, ponte a trabajar de inmediato. Si quieres emprender hazlo, si quieres seguir trabajando para otro y eso te satisface, hazlo. Pero ambos casos lo importante es que tomes una decisión 100% conciente que es lo que quieres hacer en tu vida.

Esto aplica para muchas cosas en tu vida, pero en este instante me refiero a que, si quieres empezar a emprender, si quiere desarrollar un negocio propio que te permita disfrutar de tu vida de forma integral, hazlo ya. Hoy no mañana.

Hoy mismo, en este instante. Deja de seguir leyendo este articulo y toma una hoja de papel y lapiz y define en tus palabras que deseas estar haciendo en 5 años y como te visualizas estar en 10 años en cuanto a tus actividades profesionales ( o empresariales ).

Quieres emprender puedes escribir Tu Mapa de Emprendimiento, de forma que vayas guiando ese camino para transformar tu vida y posiblemente poder transformar las de otros, de una forma que te llene y sobre todo que puedas emprender crear tu propio negocio.

Empieza ese camino a lograr tus sueños y empieza a disfrutar ese camino día a día, aun cuando te encuentres con frustraciones, con temores, con el no saber qué hacer o con el que las cosas no te vayan resultando como lo habías planeado o deseado.

Nadie ha dicho que es fácil, pero al empezar e ir avanzando por ese camino del emprendimiento que busca alcanzar tus sueños, veras que iras llegando a pequeños logros que si los analizas te estarán dando esas satisfacciones que iran haciéndote disfrutar más del paso de tu vida.

¿Por dónde empezar para empezar a emprender ya?

Empieza teniendo confianza en ti mismo, si muchas veces no se empieza algo porque no creemos en nosotros mismos, pensamos que no podemos, que no somos capaces de hacer algo sencillamente porque nunca lo hemos hecho y tal vez nos saca de nuestro estado de comodidad. Olvídate de eso y cree en ti mismo, tu puedes hacerlo.

No tienes que tener grandes estudios para lograr grandes triunfos en la vida. La educación es importante pero no es indispensable para que logres tus sueños.

Como escribió Albert Einstein “La imaginación es más importante que el conocimiento”, por lo tanto, ponte a imaginar, ponte a crear ideas de que puedes hacer como negocio (no te pongas limites).

Si resulta que ya tienes esa capacidad de crear ideas en tu mente que puedes plasmas a través de tus talentos en arte, artículos hechos a mano, música, servicios, cultura y todas esas cosas que representan algo producto de tus talentos, entonces ya tienes por dónde empezar y es algo que hoy día esas creaciones tienen un valor en la economía mundial que puede hacer que ya tengas un nicho donde encontrar los clientes que compren lo que tú puedes ofrecerles.

Ahora bien, tienes que empezar a hacer hoy, si este momento es el oportuno deja de leer este articulo y toma papel y lápiz. Empieza a escribir que quieres hacer con tu vida y logra que esas palabras sean tu guía.

Nunca es tarde para iniciar tu emprendimiento, te lo digo por experiencia propia vivida.

Durante muchos años de mi vida tuve dentro de mí las ganas de emprender un negocio propio, de dedicarme a hacer otras cosas que me eran más gratificantes, pero nunca tuve la fuerza y la valentía para hacerlo y me arrepiento de no haberlo hecho antes, pero me alegro y disfruto haberlo iniciado hoy y estar en este momento haciéndolo.

Lo que será muy muy triste es que llegues al final de tu vida y te cuestiones porque no te diste la oportunidad de vivir tu vida haciendo lo que más querías o al menos habiéndolo intentando tantas veces como hayas sido necesario y que en cada recorrido en búsqueda de tu sueño hayas disfrutado ese camino.

Empieza escribiendo esos sueños que te imaginas quieres lograr y agrega cuáles son tus fortalezas que pueden apoyar alcanzarlos y cuáles son tus debilidades que pueden ser un obstáculo para llegar a ellos.

Ponte a analizar cómo puedes potenciar tus fortalezas como una vía para generar algo que puedas vender, sea un producto o un servicio.

Y tus debilidades analiza cómo puedes resolverlas e ir fortaleciéndolas para que no sean un obstáculo. Piensa con que persona conocida puedes asociarte que sus fortalezas puedas mejorar tus debilidades. Igualmente es posible que tus fortalezas complementen las debilidades de esa otra persona.

El camino del emprendimiento puedes hacerlo solo o acompañado, esa es una decisión tuya, pero es importante solo o acompañado empieces a caminarlo hoy mismo.

Espero podamos seguir apoyándote el que inicies ese caminar por el sendero del emprendimiento rumbo a lograr tus sueños, coméntanos en que más consideras te podemos apoyar o si tienes alguna consulta en particular no dudes en escribirnos a través del formulario de contacto.

Seguimos en contacto.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

 

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?